¿Sabes lo que es y lo que no es innovación?

Idearialab

¿Sabes lo que es y lo que no es innovación?

Levanta la mano si conoces a alguien a quien su jefe le ha dicho “tenemos que ser más innovadores, así que ahora todos a hacer innovación” y no tiene idea de qué es exactamente lo le que pidieron.

Estoy casi seguro de que levantaste la mano. ¿Sabes por qué? Porque la palabra innovación es una de las palabras más sobre-utilizadas que existen hoy en día. Es todo y nada. Y en las empresas corremos el grave peligro de pedir innovación y ni siquiera saber qué esperar. De hecho, si no le ponemos un “apellido” a la innovación, siempre estaremos hablando de todo y nada.

Así que si tú, tu jefe, tu equipo o alguien a quien conozcas tiene la duda de qué es innovación, estoy seguro de que este post te puede servir.

¿Qué no es innovación?

Antes de profundizar en lo que sí es innovación, quiero sumar a la aclaración del concepto dejando claro lo que no es innovación. Te dejo algunas confusiones normales:

  • Innovación no es Investigación y Desarrollo (I+D). I+D son actividades importantes para generar cosas nuevas, sólo hay que ser sinceros: no porque algo es nuevo agrega más valor, o sea, no por nuevo es innovación. Hay cosas nuevas que son geniales y que no agregan valor, por lo que no son innovación.
  • Innovación no es tecnología. Puede haber innovación en la tecnología, pero no son sinónimos, no siempre la innovación implica tecnología.
  • Innovación no es (solo) buenas ideas. Las buenas ideas son necesarias para generar innovación, sin embargo, las ideas no son innovación si no están aplicadas y generan valor.
  • Innovación no es pintar las paredes de colores. El ambiente siempre favorece, pero no nos engañemos, eso no nos hace innovadores de primera.

Bueno, ahora sí. Para empezar, debemos dar una definición de innovación.

¿Qué es innovación?

En Idearia Lab, la definimos de manera simple:

La innovación es el resultado de agregar, a través de algo, distinto y/o más valor a las personas y al negocio.

Sí, la verdad es que es así de sencillo.

En donde muchos nos atoramos alguna vez es en pensar que la innovación siempre debe ser algo radicalmente nuevo, si no, no es innovación. Ahí está uno de los principales focos de confusión, que hablamos de innovación en genérico.

Hay que entender que la definición tiene 4 partes clave: con qué se genera el valor, qué tan distinto es al que ya se generaba, a quién se le entrega y el efecto que tiene en el negocio. El resto del post uniré la definición que te propuse antes con la teoría que has leído y escuchado alguna vez, buscando darte claridad.

1. CON QUÉ SE GENERA VALOR

La innovación es el resultado de agregar, a través de algo, distinto y/o más valor a las personas y al negocio.

Primero, hay que hablar de dónde o con qué se hace la innovación. O sea, el objeto de la innovación. Una lista ejemplo es:

  • Innovación de producto. Por ejemplo, la creación de nuevos panquecillos en una pastelería.
  • Innovación de servicios. Por ejemplo, cuando una aerolínea ofrece el servicio de renta de automóviles.
  • Innovación en marketing. Por ejemplo, la utilización de canales digitales cuando sólo se hace marketing tradicional.
  • Innovación en procesos. Por ejemplo, la automatización de manufactura.
  • Innovación en tecnología. Por ejemplo, la aplicación de la Inteligencia Artificial en medicina.
  • Innovación en la organización. Por ejemplo, un reacomodo de las áreas operativas y de soporte en la empresa.
  • Innovación personal. Por ejemplo, cuando alguien se reinventa y se dedica a una cosa totalmente distinta a lo que hacía antes.

Los puntos que te menciono arriba hablan de dónde o con qué se hace la innovación. La innovación se aplica en algo o alguien.

Por otro lado, gran parte de la confusión que genera la innovación tiene que ver con qué tan “nuevo” es lo hecho, no necesariamente pensando en el valor que genera. Qué tan nuevo es algo se refiere al grado de innovación.

2. QUÉ TAN NUEVO/DISTINTO ES EL VALOR

La innovación es el resultado de agregar, a través de algo, distinto y/o más valor a las personas y al negocio.

¿Qué tan nuevo es lo generado? O sea, ¿qué tan distinto es el valor que se genera con lo hecho? Ahí tenemos dos tipos de innovaciones:

  1. Innovaciones radicales: cuando el valor es distinto del que se entregaba antes. Por tanto, hablamos de la creación de nuevos productos, servicios, procesos, etc., que implican un gran cambio. Podríamos hablar, con otra palabra, de revolución.
  2. Innovaciones incrementales: cuando el valor es el mismo, sólo que mayor al que se entregaba antes. Son optimizaciones y evoluciones de algo existente.

Te dejo un tip para evitarte muchas discusiones sin sentido: si vamos a preguntarnos qué tan nuevo es lo generado, debemos preguntarnos ¿según quién o comparado con qué es nuevo o no? En realidad, es un tema subjetivo. El grado de innovación (si es radical o incremental) puede ser distinto si se ve desde la perspectiva de la empresa, del mercado, industria o el mundo.

También, hay que identificar a quién se le entrega ese valor, independientemente de si es radical o incremental. Esto se refiere al receptor de la innovación.

3. A QUIÉN LE ENTREGAMOS EL VALOR

La innovación es el resultado de agregar, a través de algo, distinto y/o más valor a las personas y al negocio.

Otra clasificación bastante popular es hablar de innovaciones sostenidas e innovaciones disruptivas. Esta clasificación nos habla de las personas a quienes les estamos impactando con la innovación.

  1. Las innovaciones sostenidas son, en realidad, innovaciones que nos ayudan a darle más valor a las mismas personas, para seguir siendo relevantes ante sus ojos. Tienen foco en los clientes y usuarios actuales y sus necesidades. Aunque podrían ser incrementales o radicales, suelen ser, más veces, incrementales.
  2. Las innovaciones disruptivas son innovaciones que suelen entregar valor a personas que no se entregaba antes. Suele ser entregar un producto existente a un segmento distinto, ya sea resegmentando un mercado hacia abajo o hacia arriba.

NOTA: Sí, aunque te parezca raro, la disrupción (por lo menos en la teoría original) no tiene que ver con qué tan nuevo es lo generado, sino con el mercado en el que es introducido.

Por último, hay que considerar también el impacto que general en el negocio. Esto se refiere al efecto de la innovación.

4. EL EFECTO DE LA INNOVACIÓN

La innovación es el resultado de agregar, a través de algo, distinto y/o más valor a las personas y al negocio.

Este suele ser una de las clasificaciones más utilizadas. El efecto que puede tener en el negocio es mejorar o ser más eficiente, crecer o transformar.

  1. La innovación de eficiencia es, en realidad, la que provoca un ejemplo de hacer más con menos dentro de lo mismo que ya se hacía.
  2. La innovación de crecimiento es la innovación que provoca un crecimiento en el negocio, normalmente viene a través de generar más venta por nuevos productos o nuevos mercados.
  3. La innovación de transformación es la que genera negocios y modelos nuevos, llevando a la empresa a evolucionar a nuevos caminos por los que no necesariamente ya había pasado.

CONCLUSIÓN

A modo de resumen: ¿qué es la innovación?

La innovación es el resultado de agregar, a través de algo (objeto de innovación), distinto y/o más valor (grado de innovación) a las personas (receptor de innovación) y al negocio (efecto de la innovación).

El objeto de innovación pueden ser productos, servicios, marketing, procesos, tecnología, organización, personas, etc.

El grado de innovación tiene que ver con qué tan distinto es el valor que se entrega comparado con el anterior. En ese sentido, la innovación puede ser incremental o radical.

El receptor de innovación, tiene que ver con sostener a los mercados o hacer disrupción en ellos.

Por último, relacionado con el efecto de la innovación, es si el resultado trae eficiencias, crecimiento o transformación al negocio.

Así, podríamos tener innovación en producto, que fuera radical, disruptiva y de crecimiento. O innovación en servicios que fuera incremental, de sostenimiento y de eficiencia.

Ahora, cuando quieras platicar de innovación (con tu equipo, tu jefe o incluso en tus reuniones sociales) no olvides tomar en cuenta el valor en los 4 puntos clave: objeto, grado, receptor y efecto.

Espero que esta separación te sea de utilidad. Si sí, deja un comentario platicando cómo te aclaró. Si no, dime en dónde puedo ayudarte a diferenciar mucho mejor.

Un abrazo!

Memo Muñoz
@memomu8
memo@idearialab.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *